Enrique Doger Guerrero Enrique Doger Guerrero

¿Cómo quiere ganar el PRI?

Hoy cuando todo son coaliciones en los partidos políticos en los procesos electorales, el Partido Revolucionario Institucional va solo en esta elección del uno de julio, todo indica que se echa la soga al cuello, se suicida.

Esta decisión de la dirigencia nacional del PRI de no aceptar una alianza en Puebla, sólo tiene una explicación: el tricolor quiere y tiene una meta, perder la elección y dejar el estado por segunda ocasión en manos del PAN, parece una acción concertada.

Si en la elección anterior del 2010 el PRI fue en coalición con el Verde y perdió con el PAN, ahora que va solo con más razón va a perder.

Esto es lo que la sociedad no entiende, o no quiere entender, que en política hay negociaciones, acuerdos en las cúpulas, en las dirigencias, acuerdos privados, nunca públicos.

Hoy cuando el PRI tiene un buen candidato en la persona de Enrique Doger Guerrero, decide ir solo a la contienda electoral, sólo contra el mundo, solo contra Hércules, no va a poder ganarle a muchos que van unidos.

Es cierto, no porque el PRI vaya solo quiere decir que en automático el PAN vaya a ganar con facilidad a menos que la otra coalición, la de Morena, haya negociado la derrota, lo cual no se cree.

También es cierto que el PRI tiene la mejor estructura, tiene comités desde el estatal hasta el de colonia, tiene representantes en todos lados, lo que no tiene ningún partido, esta es la ventaja del viejo partido.

Su desventaja es que va solo y su estructura le pueda fallar o traicionar, miles de militantes se han ido, destacadas figuras políticas también se han marchado, para colmo, le dieron las gracias al presidente del Comité Directivo Estatal.

También se dice que la dirigencia nacional le ha bajado apoyos al partido en Puebla, por lo que los candidatos tienen menos recursos para hacer campaña.

Para que el PRI gane la elección del uno de julio necesita por lo menos un millón 250 mil votos, y todo indica que no los tiene asegurados, en el 2010 Javier López Zavala no llegó ni a 700 mil votos, en el 2016 Blanca Alcalá apenas llegó a 640 mil más o menos, o sea que al partido no le alcanza para más.

Claro, habría que ver cuántos votos es capaz de logar la coalición del PAN y de Morena, tienen menos estructura en los distritos y municipios, pero sin duda tienen más seguidores por una y mil razones.

El PRI va solo contra ocho partidos de las dos coaliciones, obvio, va en desventaja, si lo ponen en una balanza, esta se inclina del otro lado porque hay más peso, digamos que el PRI pesa un kilo contra ocho de los demás.

Esto lo sabía la dirigencia del PRI desde antes del proceso y aún así decidió ir solo, por algo será, parece que todo está preparado para perder, todo está pactado para ceder Puebla a cambio de algo, será para que en Puebla gane el candidato presidencial del PRI, o sea entregar el estado para ganar el país, a lo mejor al final el viejo partido saldrá ganando al ceder algunos espacios para ganar lo mejor, la presidencia del país.

Pero ¿cómo va a ganar el PRI la presidencia con los malos resultados del gobierno federal?, la economía no funciona, no hay estabilidad, hay mucha violencia, mucho desempleo, mucha pobreza y mucha corrupción. Las condiciones le son adversas al PRI en Puebla y el país.

Por supuesto, falta saber lo que diga o haga la coalición de Morena, la que quizás no está dispuesta pactar nada sino exigir se respete el voto de los mexicanos, y si los ciudadanos deciden hacer a un lado al PRI y al PAN todos los pactos y acuerdos se vendrán abajo y el sacrificar al PRI en Puebla no tendrá sentido.

Por lo pronto al PRI en Puebla le preparan un escenario de derrota, lo dejan solo, le detienen y le bajan recursos, dejan solo al candidato a gobernador y a presidente municipal, y a todos los demás candidatos.

A pesar de un escenario complejo para el PRI los candidatos siguen en campaña como si nada, si les dijeran, es que ya esta negociada la elección, dirían que es falso y que seguirán trabajando en busca del triunfo.

Si al final son sólo maniobras de los dos partidos en el poder para seguir en el mismo la democracia perfecta de Vargas Llosa seguirá vigente en México.

En este sentido Puebla será sólo una pequeña rebanada de pastel que el PRI cedería nuevamente a la derecha para mantenerse en el poder, a lo mejor no sólo cede Puebla sino otras entidades a cambio de seguir en el poder seis años más.

Pero a todo esto ¿que dirá Morena y su candidato? Pero sobre todo ¿qué dirá el pueblo de México? ¿permitirá que los partidos hegemónicos sigan en el poder? en sus manos está el destino de este gran país, se dice que este pueblo ha sido conformista por muchos años apostándole siempre a lo mismo ¿seguirá igual? El uno de julio lo dirá.