Martes, 24 Abril 2018 02:34

Posdebate: Gana Anaya, pero AMLO se mantiene

Escrito por Roberto Desachy Severino
Roberto Desachy Severino Roberto Desachy Severino

El primer debate presidencial

Como dicen los políticos, lo importante no es tanto ganar el debate en sí, sino el posdebate, porque mucha gente no vio en vio y directo la confrontación entre candidatos presidenciales y se interesa en leer o escuchar lo que los “expertos” opinan de él, además de que mientras el encuentro entre los aspirantes dura 2 horas, los análisis del mismo pueden abarcar semanas.

Y en el posdebate hay una cierta coincidencia en que el candidato de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, aprovechó la oportunidad para tratar de “bajar” a Andrés Manuel López Obrador (AMLO), contra quien centró sus ataques. También tuvo tiempo de noquear al priista José Antonio Meade y de dejar muy en claro que “soy el único que puede alcanzar a López Obrador”.

El panista no fue propositivo, pero sí incisivo e, incluso, tuvo la suerte de que nadie, ni siquiera Margarita Zavala, le reclamó la manera gandalla y abusiva en que la echó del PAN y se apoderó de la candidatura a Los Pinos:  Ricardo Anaya; ganador y visionario: Alonso Hidalgo

Pero AMLO mantuvo su distancia y, muy probablemente, su ventaja, ya que no se enganchó con los ataques de sus 4 adversarios y hasta los albureó al responderles: “tienen mi nombre en la punta de la lengua…por algo será”:  Un Amlo enojado y a la defensiva; Anaya evasivo con sus temas incómodos, Meade al que nadie hizo caso, la Margarita que defiende a su marido y El Bronco “mochamanos”…postales del debate

Pese a haber sido su 4to debate presidencial, AMLO sigue sin poder hablar de corrido y dejó pasar ataques, aunque sus mensajes finales fueron exactamente lo que su electorado necesitaba escuchar: que no es corrupto y que él no les va a fallar. Frases sencillas pero que pueden llegar a una ciudadanía harta de la frivolidad de los políticos y la cínica corrupción e impunidad con que se han conducido Enrique Peña Nieto y sus colaboradores:  AMLO ganó el debate “despacito”: Armenta

MEADE Y MARGARITA, LOS INVISIBLES

Aunque la cúpula del CCE lo dé como “ganador”, el candidato del PRI, José Antonio Meade Kuribreña, enfrenta el grave problema de representar, precisamente, lo que dice que quiere y puede combatir: la corrupción, impunidad, inseguridad y demás taras de los gobiernos federales a los que ha servido.

Meade no se deslindó de la corrupción de Peña Nieto ni del PRI, tampoco prometió investigar los numerosos escándalos públicos y hasta internacionales que el presidente y su grupo han provocado. Por lo mismo, de poco le sirve el haber demostrado un conocimiento técnico de los problemas nacionales, porque su credibilidad y la de su partido están por los suelos:  Meade, ganador del debate: Enrique Doger

Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, aprovechó el escenario para ganar proyección nacional con sus ocurrencias, como su promesa de mocharles las manos a los corruptos. También intentó que su compañero priísta quedara bien en el tema de la corrupción, cuando le hizo una pregunta cómoda que Meade Kuribreña respondió con el mensaje de que él metió a la cárcel a los gobernadores corruptos:  Meade y Anaya los candidatos que más propusieron: CCE

Al igual que Meade, Margarita Zavala también fue invisible durante el encuentro, se dijo independiente y diferente a su marido, pero perdió una buena parte de su tiempo defendiéndolo- Tampoco ajustó cuentas con Ricardo Anaya, al que le hizo reclamos muy tibios y ni siquiera le pegó a AMLO o lanzó una propuesta a favor de las mujeres.