Miércoles, 31 Enero 2018 17:50

Eduardo Rivera es una fortaleza para Martha Erika ¿y Guillermo Deloya para Enrique Doger?

Escrito por Roberto Desachy Severino
Roberto Desachy Severino Roberto Desachy Severino

Eduardo Rivera es una fortaleza para Martha Erika 

Aunque las relaciones entre el Yunque y el Galismo-Morenovallismo nunca han sido tersas, han tenido rupturas –como en el 2016, cuando la ultraderecha apoyó a Ana Tere Aranda y no a Tony Gali- y siempre son complicadas, lo cierto es que la candidatura de Eduardo Rivera a la alcaldía de Puebla por la alianza PAN-PRD-MC es una fortaleza para Martha Erika Alonso Hidalgo: Martha Erika Alonso y Eduardo Rivera…la pesadilla para el PRI y Morena

Desde el 2016, Andrés Manuel López Obrador apostó a que el Galismo-Morenovallismo se resquebrajara para ganar Puebla. Logró desmembrar al PRD morenovallista al hacer candidato a gobernador a quien fuera el dueño de la franquicia del Sol Azteca durante años: Luis Miguel Barbosa Huerta.

Si Eduardo Rivera –pese a sus negativos e historia de compromisos incumplidos- hubiese emigrado a Morena o convertido en candidato independiente, la coalición Frente por México tendría un hueco difícil de llenar, como quedó demostrado cuando los regidores panistas-yunquistas en el ayuntamiento de Puebla, como MIriam Arabián, Miguel Méndez, Guadalupe Arrubarena, Juan Carlos Espina, detc, amagaron con irse del PAN para apoyar a Margarita Zavala.

Pero la candidatura del ex edil de Puebla, si gana, les permite gozar de otros 3 años de recursos públicos desde el ayuntamiento capitalino. Además, tanto el gobernador Tony Gali como Martha Erika han sido cuidadosos en sus relaciones con el Yunque y siempre le han dado un trato lejano y formal, pero también respetuoso y de compañeros de partido:  Tony Gali un factor para la unidad entre el panismo: Miriam Arabián

Eduardo Rivera –aunque también arrastra muchos detractores por haber gobernado la ciudad de Puebla de manera sectaria y excluyente- encabezaba las encuestas en la capital y, por ese solo hecho, su postulación le dará votos al PAN, a Martha Erika y a Ricardo Anaya. No sucedió lo mismo con el PRI.

Martha Erika con Lalo Rivera

ENRIQUE DOGER: JALAR A MEADE Y A DELOYA

Enrique Doger es un candidato competitivo, polémico, pero –literalmente- se sacó la rifa del tigre por varios motivos: el PRI y su presidente, Enrique Peña Nieto, llevan meses en los niveles más bajos de popularidad y aceptación ciudadana: Doger Guerrero se registra como precandidato a la gubernatura por el PRI

Pero además de arrastrar con la losa del partido, Doger Guerrero deberá tratar de jalar hacia arriba a un candidato presidencial que, hasta ahora, se ha mostrado débil, cuestionable, sin discurso, carisma ni popularidad: José Antonio Meade Kuribreña, quien –por si fuera poco- también carga le etiqueta de peñista.

El mensaje de Meade Kuribreña no prende, la gente no le cree, carece del supuesto encanto físico que en su momento mostró Enrique Peña Nieto y, además, tampoco tiene el carisma y/o el arrastre que en el 2000 demostró Vicente Fox para echar al tricolor de Los Pinos: Primer round: Meade se tropieza con el PRI: por José Gil Olmos

Y, por si fuera poco, le impusieron como compañero de fórmula a un perfecto desconocido: Guillermo Deloya, cuyo pasado marinista puede serle muy adverso, ya que entre la clase política se sabe de su sociedad y complicidad con Javier Sánchez Galicia, el vocero del “Góber Precioso”, Mario Marín Torres.

Incluso, la unidad del PRI luce ahora muy lejana, ya que cuadros con mucha o relativa importancia, como Javier López Zavala, Leobardo Soto, Blanca Alcalá Ruiz, Melquiades Morales Flores, etc, ni un tuitazo le han mandado para desearle buena suerte o felicitarle por la postulación, a pesar de que desde el domingo se supo de su postulación y podían haberse sumado a él en un día inhábil.

Doger y Deloya, los candidatos del PRI a la gubernatura y a la alcaldía