Lunes, 29 Enero 2018 21:13

El Atoyac puede ser lo que fue

Escrito por Hipólito Contreras
Contaminación del Atoyac Contaminación del Atoyac

Es probable que por 1920 el río Atoyac y sus afluentes estaban limpios porque la Ciudad de Puebla era pequeña, a lo mejor tenía menos de 150 mil habitantes

Es posible que los únicos que contaminaban el afluente eran las personas que lavaban ropa ahí, costumbre de los pueblos.

Si la ciudad ya descargaba en el río sus aguas residuales entonces ya había contaminación, habría que ver cómo estaba el sistema de drenaje en ese tiempo, hace casi cien años.

Sin embargo, por lo que sea, en esos años el Atoyac y sus afluentes, estaban en términos generales limpios, con aguas claras, con miles de peces, con muchos árboles y flores en su trayecto, con miles de aves que hacían sus nidos en los frondosos árboles.

El Atoyac al cruzar por la Ciudad de Puebla camina hacia el sur, a la Mixteca, y descarga sus aguas en otros ríos, entre ellos el Balsas.

En ese tiempo, hace casi un siglo, el Atoyac llevaba aguas limpias, o por lo menos muy aceptables, no ponían en riesgo la salud de la población.

El río al venir del estado de Tlaxcala mostraba un maravilloso paisaje en su trayecto, cruzaba la pequeña Ciudad de Puebla y se internaba en el sur. En tiempo de lluvia el Atoyac presentaba una imagen impresionante, aguas caudalosas que por esos años se usaban para generar energía eléctrica para alimentar las fábricas textiles que tuvieron su auge en ese tiempo.

La Ciudad de Puebla fue privilegiada al tener un gran río que pasara justo por su centro, a unas calles del zócalo, pocas ciudades tienen ese privilegio, pudo ser una Venecia y aun más bella con ese regalo de la naturaleza.

El problema es que la ciudad creció, su población se multiplicó. Por los años 40 se construyó la presa Manuel Ávila Camacho, mejor conocida como Valsequillo, a partir de entonces la suerte ya estaba escrita para el Atoyac y sus afluentes.

Para 1970 la ciudad de Puebla superaba los 450 mil habitantes, con esa población el Atoyac ya no era el mismo, para empezar, ya había sido entubado en su trayecto por la ciudad, las autoridades estatales y municipales no quisieron que el río fuera un atractivo y un polo turístico para los poblanos y visitantes, como ya lo estaban contaminando con las descargas municipales, prefirieron ocultarlo.

Hoy en el 2018 la ciudad de Puebla y su zona metropolitana supera los tres y medio millones de habitantes, es una mega ciudad con muchos problemas, de todo tipo, por supuesto, ambientales.

Si en 1970 con 450 mil habitantes el Atoyac y sus afluentes ya presentaban problemas de contaminación, hoy con tres y medio millones de almas, el Atoyac ya no es río, es un depósito de contaminantes peligrosos, es la descarga de venenos urbanos e industriales, casi, casi, quien meta la mano al Atoyac se le cae, y quien se quiera suicidar, basta que se tome medio vaso de de veneno y ya.

Casi un siglo de irresponsabilidad ciudadana y gubernamental, casi cien años de daño ambiental, casi cien años entretenidos en otras cosas menos en el cuidado ambiental.

Cien años después las autoridades hablan de un ambicioso proyecto para rescatar al Atoyac, llevan meses diciéndolo, pero de acciones concretas nada.

Para que se inicie el rescate del Atoyac se necesita que todos los municipios de Tlaxcala y los 22 de Puebla por donde pasa el río, dejen de contaminarlo, que tanto industrias como municipios dejen de descargar aguas residuales en el río, desde el momento en que lo dejen de hacer empezará el rescate.

No sólo se necesita voluntad política de los tres niveles de gobierno, sino un cambio de actitud de la sociedad, de los ciudadanos, de los empresarios que hoy hacen descargas de aguas residuales en el río.

Este nivel de mentalidad, de actitud, de cultura, de desarrollo, de conciencia, aún no se tiene, la gente y los mismos gobiernos andan entretenidos en otras cosas, el modelo, el sistema, promueve el consumismo, la concentración de riqueza, el daño ambiental por intereses comerciales, la desigualdad social, así no se puede avanzar.

Tenemos un sistema depredador, destructor, acaparador, enemigo de los recursos naturales, un sistema empresarial que pone los intereses económicos por encima de todos.

Sin embargo, no hay que desanimarse, no hay que bajar la guardia, no porque el sistema nada haga, no quiere decir que nada se pueda hacer para salvar al Atoyac y todos los ríos de Puebla y el país, se tiene que seguir insistiendo, realizando acciones por el rescate de los ríos contaminados.

Existen asociaciones civiles como “Dale la Cara al Atoyac” que llevan años luchando y realizando acciones diversas que lleven al rescate del río, como ésta necesitamos muchas asociaciones, o una sola muy grande, que se dedique íntegramente a este proyecto, sólo luchando se alcanzan objetivos.

Verónica Mastretta, integrante de la asociación, afirma que en los ambiental a nivel gubernamental puede haber pasos inmediatos en la dirección correcta, pero los logros casi nunca son inmediatos, “eso lo hemos entendido en nuestra organización, nuestra meta es ser tenaces con el tema y tener claro el rumbo gobierne quien gobierne, los políticos orientan sus acciones a los logros inmediatos, pero nunca llegan”.

El sistema presionado por estas voces ciudadanas tiene un proyecto de rescate del Atoyac, se propone que para el 2031, dentro de 13 años, se haya logrado un importante avance.

Pero como el sistema es corrupto, mentiroso, poco confiable, no existe una garantía de que proyecto sea un éxito.

Sólo hay una forma de rescatar el Atoyac y sus afluentes: que Tlaxcala y Puebla con sus autoridades, ciudadanos y empresarios dejen de contaminar el río, no hay de otra.

Para que eso suceda se necesita un cambio de 360 grados en todo, ni siquiera se necesitan leyes que castiguen y sancionen, esto no funciona, nunca ha funcionado, se necesita un cambio de actitud, y esto no se logra en 13 años, requerirá más tiempo.