Miércoles, 10 Enero 2018 21:44

El negocio de las movilizaciones sociales

Escrito por Ricardo Homs
Movilizaciones sociales Movilizaciones sociales

Movilizaciones sociales

Este lunes 08 de enero a las tres de la tarde me dirigía por Bucareli rumbo al edificio del periódico El Universal y en ese momento la calle estaba bloqueada para la circulación de autos por una manifestación de usuarios de energía eléctrica en contra de CFE, en contra del alza en el costo del suministro de energía, según decían las mantas que exhibían.

Por Paseo de la Reforma me había topado con otro contingente que obligó a la secretaría de Protección y Vialidad de la ciudad a cortar la circulación sobre esta importante arteria y lo mismo estaba pasando por el Monumento a la Revolución y por la Avenida Juárez.

Contingentes conformados no solo por gente adulta y en edad productiva, sino también ancianos y niños que participaban activamente.

Una supuesta asociación de usuarios de energía eléctrica había convocado a esta manifestación que se dirigía a la Secretaría de Gobernación a protestar y hacer un plantón.

¿Quién habrá costeado esa movilización? Suponiendo que los participantes eran ciudadanos que por propia voluntad invertían tiempo y esfuerzo personal y de sus familias, debemos reconocer que convocar a una marcha de esas dimensiones supone haber pagado autobuses para transportar a esta gente desde su lugar de origen, quizá en la periferia de la ciudad hasta el punto de reunión en el centro y además alimentarles.

A su vez, existe la denuncia por parte del PRD en contra de MORENA, por haber acusado a ese partido de haber enviado golpeadores a reventar un mitin convocado por la candidata al gobierno de la ciudad, Claudia Sheinbaum. El partido del sol azteca denuncia un presunto autosabotaje orquestado por MORENA para culparles.

Hoy aparecen en un video de Youtube los supuestos organizadores del sabotaje a ese mitin de Coyoacán, que tuvo como resultado la muerte de una mujer. Se identifican como Lorenzo Ramos Montiel y Luis Alberto Montiel y dicen ser taxistas. Aseguran que se reunieron con funcionarios de MORENA por quienes fueron contratados para reventar el evento. Les prometieron $3,000 para cada uno de los 22 golpeadores que pudieron llevar y $10,000 para cada uno de ellos dos. Debían actuar como si fuesen militantes del PRD que pretendían evitar que la candidata Sheinbaum llevase a cabo su acto proselitista en el parque.

Acusan que los funcionarios de MORENA que les contrataron ahora no les pagan y hasta les desconocen.

Independientemente de si fue MORENA o el PRD quien organizó la provocación, lo importante es reconocer lo que es un secreto a voces en el ámbito gubernamental: la mayoría de las movilizaciones sociales que desquician la ciudad son ficticias, organizadas de antemano contratando a gente que por un pago participan en la manifestación lanzando consignas que les son exigidas y llevando mantas y cartulinas que les son entregadas como parte del trato.

Generalmente la gente que participa en las manifestaciones ni siquiera entiende el problema al que está defendiendo.

Si usted quiere convocar a una manifestación y no tiene seguidores, pero está dispuesto a invertir una cantidad millonaria, solo tiene que contactar a uno de estos empresarios de la protesta social y contratar el servicio que le convenga y pueda pagar.

Si es pacífica tiene un precio, pero si es violenta tiene otro mayor, de acuerdo con los riesgos. Si es solo con hombres adultos o prefiere que participen también mujeres y niños, el precio varía. Siempre se ajusta a su presupuesto y las características contratadas.

¿Por qué las autoridades caen en este juego y no denuncian a estos supuestos activistas profesionales que enloquecen a la ciudad?.

Seguramente los toleran porque también los contratan cuando los necesitan para sus propias campañas y por ello cuando esta arma se utiliza en su contra, deben aguantar.

Este modus operandi también tiene otra implicación, que es la extorsión a las autoridades para obtener prebendas, canonjías y negocios. Cuando estas exigencias se niegan, la forma de presionar es generando problemas al gobierno frente a la opinión pública, provocando caos vial a través de una manifestación que afecta a ciudadanos y los comercios legalmente establecidos.

Es necesario presionar a las autoridades para terminar con este perverso negocio que genera problemas y afecta al ciudadano, impidiéndonos la movilidad a la que tenemos derecho.

Además, utilizar niños en las movilizaciones debe constituir un delito grave, pues terminan siendo parte de un comercio de servicios.

¿Usted cómo lo ve?

@homsricardo

Facebook/ RICARDO HOMS

Linkedin / RICARDO HOMS

www.ricardohoms.com