Domingo, 07 Enero 2018 19:01

Oliver Sacks. Neurólogo, científico y escritor

Escrito por Juan Carlos Ramírez García
Oliver Sacks Oliver Sacks

El Hombre que confundió a su mujer con un sombrero

Cuando cerramos los ojos “vemos” imágenes que sucedieron o que pueden ser, ya que no vemos con los ojos, sino con el cerebro; por eso “podemos ver” cosas que no están delante de nosotros, cosas que a veces llamamos apariciones, fantasmas o visiones, conceptos, todos ellos, que obedecen al término genérico de alucinaciones.

Pero las alucinaciones no son sólo visuales, también pueden ser olfativas o auditivas. Alguna vez “oímos” que alguien nos llamaba y al volvernos no había nadie; o hemos experimentado un olor cuya presencia es físicamente imposible; o hemos creído que alguien nos seguía; o hemos “visto” algo que la razón nos dice que no pertenece a nuestro mundo.

Las alucinaciones obedecen muchas veces a un simple problema neurológico con nombre y apellido, y tienen más que ver con la privación sensorial, la ebriedad, la enfermedad o algún tipo de lesión. Quienes padecen migrañas pueden ver arcos de luz o figuras liliputienses. Gran parte de nuestra fantasía popular y nuestro folklore se basa en las alucinaciones, sin las cuales no podemos comprender figuras como los ángeles, brujas o los alienígenas. Pero las alucinaciones no son fenómenos negativos sino positivos, y constituyen, de hecho, una de las mejores ventanas que poseemos para asomarnos a la complejidad de los circuitos cerebrales y a la forma en que éstos nos muestran la realidad o, a veces, crean la suya propia.

La obra del Doctor Oliver Sacks “Alucinaciones” describe el comportamiento del cerebro ante la presencia o ausencia de moléculas llamadas neurotransmisores.

La mayoría de las sinapsis son sinapsis químicas, lo que significa que mensajeros químicos transportan la información desde una neurona a la siguiente. Este proceso se lleva a cabo por los neurotransmisores, los mensajeros químicos que liberan las neuronas en las sinapsis para poder "hablar" con las células vecinas. También veremos las proteínas receptoras que permiten a la célula blanco "escuchar" el mensaje. Algunas de las moléculas denominadas neurotransmisores son: Glicina, Glutamato y Ácido g-aminobutírico.

Oliver Wolf Sacks nació el 9 de Julio de 1933, en Londres. Estudió fisiología y medicina en Oxford. Posteriormente estudió neurología y se hizo profesor en el Colegio de Medicina “Albert Einstein” de Nueva York. Al mismo tiempo escribió libros acerca de sus pacientes y condiciones patológicas. Algunos de sus libros son: Alucinaciones, Despertares, Viendo Voces, y El hombre que confundió a su esposa con un sombrero. Todos sus libros basados en experiencia con sus pacientes.

Aunque Despertares es el libro más conocido de Oliver Sacks, es uno de muchos libros que el neurólogo publicó sobre el funcionamiento del cerebro. Está basado en una etapa de la vida de Sacks en la que se dedicó a tratar a pacientes en estado vegetativo aquejados de encefalitis letárgica. Algunos de ellos lograron recuperar la consciencia gracias a un fármaco contra el Parkinson. La historia fue llevada al cine e interpretada por Robin Williams y Robert DeNiro. Sus libros son un ilustrativo paseo por el funcionamiento de nuestro psique. Su mérito más importante es hacer accesible al entendimiento conceptos reservados a los neurólogos.

El Hombre que confundió a su mujer con un sombrero. En este libro, Sacks relata con gran humanidad los aspectos de 20 casos clínicos de pacientes aquejados de problemas neurológicos muy graves. El paciente que da título al libro, por ejemplo, no era capaz de descifrar lo que veía con sus propios ojos, lo que le llevaba a confundir constantemente los objetos del mundo a su alrededor.

En 1960 viajó a Estados Unidos para especializarse en neurología en las universidades de San Francisco y Los Ángeles. En 1965 aceptó un puesto como profesor en el Colegio de Medicina Albert Einstein y se estableció en Nueva York. Su experiencia con casos de migrañas fue la base de su primer libro, Migraña. Mientras acababa ese libro, empezó a trabajar en el Hospital Beth Abraham de Nueva York, en el que entró en contacto con varios supervivientes de la epidemia mundial de encefalitis letárgica, una enfermedad del sueño que apareció a finales de la década de 1910 y principios de la de 1920. Los enfermos, sumidos en un sueño profundo comparable a la muerte, padecían diferentes grados de incapacidad para hablar, andar o alimentarse y algunos requerían atención médica permanente.

En 1969, Sacks empezó a administrar a sus pacientes una nueva sustancia experimental llamada L-dopa con resultados extraordinarios en la recuperación de las facultades de los enfermos. Sin embargo, la droga milagrosa que había logrado "resucitar" a los afectados comenzó a fallar al cabo de un periodo de tiempo y las víctimas de encefalitis letárgica regresaron a su estado previo. Sacks relató aquella experiencia en Despertares (1973).

El neurólogo y escritor Oliver Sacks otorga atención al síndrome de Charles Bonnet. Esto es, cuando las personas con discapacidad visual experimentan alucinaciones lúcidas. Describe las experiencias de sus pacientes con conmovedores detalles y nos acompaña a través de la biología de este fenómeno muy poco tratado.

El neurólogo británico Oliver Sacks, al que The New York Times llamó "el poeta de la medicina", murió de cáncer en la ciudad de Nueva York en agosto de 2015 a los 82 años.