Lo que Aurelio Nuño Mayer y el gobierno federal NO dicen de su “Reforma Educativa”

Roberto Desachy Severino

[email protected]

http://robertodesachydebate.blogspot.com/

http://desdepuebla.com/

https://www.facebook.com/desdepueblalomejor

https://twitter.com/robertodesachy

https://twitter.com/desdepuebla1

Whats-22 24 89 43 35

¿Qué país o qué tipo de gobierno es el que persigue, el que literalmente golpea a los maestros?…

Porque las personas a las que Aurelio Nuño Mayer y Salvador Cienfuegos Zepeda, titulares de la SEP federal y de la secretaría de la Defensa Nacional (SEP), respectivamente, lanzan amenazas y madrazos en diversas partes del país, como Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Michoacán, Guerrero, etc NO son miembros de la delincuencia organizada, ni asesinos, violadores o secuestradores.

No…quienes en varios estados de México son perseguidos, denostados en los medios de comunicación y, en muchas ocasiones, golpeados y gaseados son profesores, maestros de diversos niveles que se oponen a una “reforma educativa” que en nada contribuye a la calidad académica impuesta por el actual gobierno federal.

Televisa, TV Azteca y las grandes cadenas nacionales de radio mantienen un vergonzoso silencio sobre la represión que padece el magisterio y, por el contrario; descalifican su movimiento de protesta, sin siquiera informar las razones de la inconformidad de centenas de miles de profesores en el país, a quienes dichos espacios informativos satanizan más que a personajes como Joaquín Guzmán Loera, el famoso Chapo, a quien los mismos medios hicieron leyenda.

Aunque Nuño Mayer y su antecesor, Emilio Chuayffet, han tratado de vender su “reforma educativa” como la panacea contra el atraso en que se encuentra el sector en México, la realidad es que –desde el principio-arrastró severas deficiencias, como el hecho de que solamente se evalúa al sector magisterial, pero no a la burocracia de la SEP federal ni a los planes de estudio.

TODO LO QUE NUÑO MAYER Y LA SEP FEDERAL LES QUIERE QUITAR A LOS MAESTROS

 Además, la realidad es que sí impone medidas que atentan contra el sector magisterial, empezando por el hecho de que Planea, la evaluación académica que suplió a Enlace, es mayoritariamente punitiva; es decir, sirve para castigar a los maestros que la reprueban, pero no para pagarles más o dar incentivos a quienes la superan, debido a que muchos profesores que salieron bien calificados han acusado a la burocracia federal encabezada por Aurelio Nuño de poner miles de pretextos para NO aumentarles sus horas clase o salarios.

Y a pesar de que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y quien se atreva a oponerse a ella sean inmediatamente descalificados por la prensa nacional adicta al gobierno federal, el principal defecto de la “reforma educativa” de Nuño Meyer y su antecesor, Emilio Chuayffet es, precisamente, que no abarca lo académico o lo científico, no es educativa…sino laboral.

Incluso, otras de las afectaciones gremiales contra el magisterio son:

1.- Pérdida de estabilidad en el empleo y derecho al trabajo para el maestro de nuevo ingreso al ser sometido a un examen estandarizado cada año para ser recontratado o ingresar por contratos temporales de 2 o 3 meses.

2.- Aplicación retroactiva de la Ley violentando el Art. 14 Constitucional para el trabajador que se encontraba en activo antes de entrar en vigor la reforma educativa. Ahora, quienes resulten con resultado Destacado, Bueno o Suficiente, serán sometidos nuevamente a evaluación para la permanencia en el empleo en un plazo máximo de 4 años.

3.- Para el caso de los maestros que resulten insuficientes en la evaluación, estarán obligados a someterse a cursos fuera de su jornada de trabajo y, de negarse, serán despedidos sin ninguna responsabilidad para la dependencia, lo que implica una pérdida absoluta de sus años de servicio y derechos laborales.

Como puede verse, es mucho lo que Nuño Meyer y la administración federal NO dicen de su mentada “reforma educativa” y, también, son muchas las razones que llevan a la CNTE y a la disidencia magisterial a defender las conquistas laborales que les llevó décadas obtener.