Concesiones Integrales de Puebla y/o Agua para Todos…entre el incumplimiento y la necesidad de regulación municipal

Roberto Desachy Severino

Entre 2014 y 2015, el ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas recibió innumerables cuestionamientos, críticas y ataques –muchos justificados- por una decisión que, hasta la fecha, afecta a la ciudadanía: concesionar el manejo del otrora Soapap a una empresa privada formada por banqueros hoy denominada Concesiones Integrales de Puebla y/o “Agua Para Todos”.

Moreno Valle y su partido, el PAN, pagaron el precio político de desaparecer el Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado de Puebla (Soapap) y entregarlo a manos privadas por 30 años, al perder 9 de las 16 diputaciones federales que se disputaron ese año en Puebla.

Y no era para menos, porque Concesiones Integrales –desde el inicio- demostró inexperiencia, maltrato a los usuarios e incumplimiento de algunos compromisos contraídos con la concesión: Organización pide a la empresa Concesiones Integrales proporcione el contrato de cesión del agua

De acuerdo a expertos entrevistados por Desde Puebla, la propuesta de la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, de remunicipalizar el servicio del agua tiene bastante sentido, para que –de una vez por todas- la empresa cumpla con todas los obligaciones que asumió al obtener el contrato: Siempre sí buscará Claudia Rivera echar abajo la privatización del agua

Claudia Rivera Vivanco

INCUMPLIMIENTOS INVOLUNTARIOS…QUE SE VUELVEN VOLUNTARIOS Y PERMANENTES

Como ocurre con otros servicios municipales, que los ayuntamientos pueden concesionar sin que ello genere crisis o problemas irresolubles, como alumbrado, limpia, etc, en el del agua también puede haber participación privada, como lo demuestra el hecho de que –actualmente- en la misma Ciudad de México hay intervención de la iniciativa privada, como ocurre también en Cancún, Monterrey, Saltillo, Guadalajara y varios países del mundo, como Chile e Inglaterra.

El problema con “Agua Para Todos y/o Concesiones Integrales” es que, según expertos, desde un inicio sus ejecutivos no supieron cómo manejarlo ni en qué consistía el servicio y, negocio, del líquido. “Es una empresa formada por banqueros que no tenían idea de esto, por eso han incumplido parte del contrato, como lo demuestra el hecho de que 400 o 500 colonias de Puebla apenas reciben agua 1 o 2 días a la semana”.

Por ejemplo, los representantes de la empresa seguramente no sabían que las tarifas serían definidas por el Congreso local, no por ellos, lo que representa un freno al negocio:Congreso va contra los abusos de Agua de Puebla

Además, en Puebla capital hay poca agua, los pozos son profundos y ello debería llevar a Concesiones Integrales a realizar inversiones fuertes para frenar el desperdicio y, hasta el momento, son insuficientes los avances de la empresa en ese sentido: Será el congreso el que aplique las tarifas del agua potable

MALA DIRECCIÓN COMERCIAL, EL PRINCIPAL PROBLEMA

Pero, de acuerdo a analistas, el principal problema de la concesionaria Agua Para Todos es su “pésima dirección comercial”, ya que a la ciudadanía le irrita el hecho de que le den el servicio 1 o 2 días a la semana y/o que le cobren al “tanteo”; es decir, con base en cálculos de la propia empresa, sin fundamento técnico alguno por falta de medidores.

En Puebla capital el servicio del agua no está privatizado, sino concesionado y se puede revertir, aunque el ayuntamiento carece de los 5 o 6 mil millones de pesos que costaría el hacerlo. Por lo mismo, la propuesta de remunicipalización no consiste en que el gobierno de la ciudad se haga de todo el proceso de dotación de agua, sino que vigile que cumpla la empresa que lo asumió.

De aprobarse la propuesta de la presidenta Claudia Rivera de remunicipalizar el agua, se podrá verificar que la concesionaria cumpla con las inversiones que debe hacer, según el contrato firmado. Y se garantizaría que la deuda del organismo, que se estima en 1600 mdp, no sea un lastre que impida a la empresa dar un buen servicio y cubrir sus compromisos.

Incluso, expertos aseveran que el proyecto técnico en el que la presidenta municipal basa su propuesta de remunicipalización contempla mecanismos para que mejore el servicio, mediante las inversiones que “Agua Para Todos” se comprometió a realizar. Hoy el ayuntamiento de Puebla forma parte del consejo de “Concesiones Integrales”.

VOLVER AL SOAPAP DE LOS 70S COMO NEGOCIO OBSCURO DE UNOS CUANTOS O SUPERVISAR A LA EMPRESA, LAS 2 VISIONES AL INTERIOR DEL AYUNTAMIENTO DE PUEBLA

Al interior del ayuntamiento de Puebla existirían 2 visiones contrastantes acerca de hacia dónde debe ir la remunicipalización del servicio. La primera, al parecer, es defendida por la regidora Rosa Márquez Cabrera y su asesor en materia del agua, Francisco Castillo Montemayor, quienes estarían a favor del regreso del Soapap de los años 70s y 80s.

Ello implicaría que el municipio y/o el gobierno del estado tomen el control absoluto del organismo, lo que abriría la posibilidad de que vuelva a ser un negocio obscuro para algunos funcionarios, como ocurrió en tiempos de los ex gobernadores Manuel Bartlett Diaz, Melquiades Morales Flores y demás.

La otra posibilidad es defendida, comentan expertos, por la presidenta Claudia Rivera Vivanco y sus colaboradores en la materia, quienes impulsan la posibilidad de hacer que Concesiones Integrales cumpla sus compromisos e inversiones, mejore el servicio a la ciudadanía y, por fin, sea eficiente.

Y, si la actual concesionaria se niega a hacerlo o no puede, el ayuntamiento de Puebla podría buscar otras empresas con más experiencia en la materia y dispuestas a pagar la indemnización de 5 o 6 mil millones de pesos para obtener el manejo del Soapap durante 30 años, en los que su inversión puede fácilmente triplicarse o cuadruplicarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías