Pacheco Pulido, no AMLO, el que opera para imponer a Luis Miguel Barbosa

Roberto Desachy Severino

Si grazna como pato, nada como pato y vive en un estanque…entonces es un pato. Por lo mismo, al interior del equipo del senador y precandidato a la gubernatura, Alejandro Armenta Mier, ha quedado más que claro que el gobernador interino, Guillermo Pacheco Pulido, es quien opera a través de Fernando Manzanilla y Jorge Estefan Chidiac para imponer a Luis Miguel Barbosa Huerta como aspirante de Morena.

Guillermo Pacheco Pulido

Quizás sean ciertas las versiones de que la familia Pacheco Pulido –pese a sus raíces priístas confirmadas con la integración del gabinete interino- aportó recursos cuantiosos a la campaña de Luis Miguel Barbosa, ya que –aunque el encuentro del 4 de febrero entre el gobernador interino y Alejandro Armenta haya sido cordial- el llamado “aparato” estatal se ha movilizado a favor del ex dirigente estatal del PRD: Ante la FGE diputados denuncian amenazas de SGG y Finanzas

Pero – hasta el momento cuando menos- ni el presidente Andrés Manuel López Obrador ni su secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, han mandado señales claras de que Luis Miguel Barbosa Huerta deba ser –a cualquier precio- el candidato de Morena a la gubernatura para la elección extraordinaria, pese a que Yeidckol Polevnsky y Gabriel Biestro traten de hacerle creer a las bases morenistas que su favorito es el “bueno”: Puebla y Morena, rehenes de Yeidckol Polevnsky y Gabriel Biestro

Andrés Manuel López Obrador

Armenta Mier no es un “kamikaze” político, tampoco un novato: sabe que AMLO es el jefe moral del partido y, por lo mismo, no dudó en acatar sus instrucciones en la elección concurrente del 2018, cuando el actual presidente de México dejó muy en claro a todos que el candidato de Morena a la gubernatura de Puebla debía ser Luis Miguel Barbosa por encima de personajes más rentables electoral y socialmente, como Enrique Cárdenas o el propio Armenta Mier.

 

Alejandro Armenta Mier

PALACIO NACIONAL Y SU FALTA DE SEÑALES

Tal vez Andrés Manuel López Obrador sepa que Morena debió ganar la gubernatura de Puebla desde la elección de julio del año pasado, pero no lo hizo porque eligió a un mal candidato, que no conectó con el ciudadano, tampoco con la propia militancia de Morena y ni siquiera armó una estructura política real.

Ello le abrió la puerta al morenovallismo para que – “al haiga sido como haiga sido”-retuviera la entidad, pero hoy las circunstancias políticas, económicas y sociales han cambiado radicalmente, tanto en Puebla como en el país y, hasta el momento, desde Palacio Nacional no ha salido ninguna “maldita señal “de que AMLO ya haya determinado que Luis Miguel Barbosa repita como candidato: AMLO evita hablar de la designación del candidato de Morena en Puebla

 

Miguel Barbosa Huerta

Para desesperación de Yeidckol, Biestro, etc, lo cierto es que hasta ahora López Obrador ha dejado correr libremente el proceso de designación del candidato a la gubernatura de Puebla, porque si Armenta Mier u otra precandidata, Nancy de la Sierra, hubieran recibido la “maldita señal” de que el elegido por AMLO es Barbosa ya se habrían sumado a él.

En ese sentido, se espera que la propia Nancy de la Sierra se plegue a Barbosa en cuanto reciba la orden de hacerlo, mientras que el otro contendiente, Abraham Quiroz, podría sumarse a Alejandro Armenta, debido a que desde los barbosistas ni siquiera le han buscado: Riesgo de que se rompa la unidad en Morena, advierte Abraham Palacios

ARMENTA RECHAZA REUNIÓN CON JORGE ESTEFAN

Luego de que fuera acusado de presionar a presidentes municipales y diputados locales para que apoyen a Luis Miguel Barbosa, trascendió que Jorge Estefan buscó a Alejandro Armenta para reunirse con él, pero el senador rechazó el encuentro: Riesgo de que se rompa la unidad en Morena, advierte Abraham Palacios

En contraste, el secretario General de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto, no muestra empacho alguno en externar su apoyo a Luis Miguel Barbosa…en detrimento de otros personajes allegados al ex senador, como Eric Cotoñeto, quien podría ser el titular de la SGG en caso de un triunfo barbosista.

La precampaña en Morena iniciará formalmente el 24 de febrero, pero será muy breve, ya que entre el 2 y 4 de marzo se efectuará la encuesta que, presuntamente, definirá al aspirante. Por ahora, estudios demoscópicos reales confirman que Luis Miguel es el contendiente más conocido, pero también el que arrastra el mayor rechazo con una evaluación general de menos 3 en el balance de positivos y negativos: Por medio de encuesta Morena seleccionará a su candidato a la gubernatura.

En contraste, Nancy de la Sierra tendría una calificación aprobatoria de más 3 y Armenta Mier traería un más 8 en su evaluación de positivos y negativos. Aunque el proceso interno formal de Morena durará muy poco, ha sido muy polarizado e intenso, lo que hará difícil que, una vez concluya, haya un adecuado mecanismo de “cicatrización” de heridas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías